Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología

Cuando la vida se vuelve incontrolable

El trastorno obsesivo compulsivo es una enfermad que afecta a hombres y mujeres por igual, y en las que confluyen imágenes, acciones y sensaciones irracionales e incontrolables. Entre el 1 y el 3% de la población lo sufre, aunque son muchos los que lo viven en silencio.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC), proviene de un desajuste neurológico que se caracteriza por la presencia de pensamientos recurrentes e incontrolables, obsesiones desagradables y comportamientos repetitivos. Los individuos con TOC reconocen que las obsesiones y compulsiones son irracionales y excesivas, pero no ejercen ningún control sobre ellas.

Los pensamientos obsesivos son ideas, imágenes o impulsos que irrumpen una y otra vez en el individuo, y suelen ser desagradables por su contenido violento, obsceno o por falta de sentido. El individuo los percibe como pensamientos propios, a pesar que son involuntarios y a menudo repulsivos.

Los actos o rituales compulsivos son formas de conducta estereotipadas que se repiten una y otra vez. No son placenteros, ni dan lugar a actividades útiles. Estas compulsiones tienen la función de prevenir que tenga lugar algún suceso en el que el individuo pueda sufrir daños o producírselo a otros.

¿Con qué frecuencia se detecta el TOC?

La detección temprana del TOC no se realiza con mucha frecuencia. En promedio las personas con este trastorno, visitan tres o cuatro médicos y pasan más de 9 años buscando tratamientos antes de recibir un diagnóstico correcto. El tiempo promedio entre el inicio del trastorno y la obtención del tratamiento adecuado es de 17 años.

En la actualidad, se ha producido un aumento progresivo en la frecuencia del diagnóstico y se manejan cifras de incidencia de entre el uno y el tres por ciento para la población general. A pesar de esto, se estima que la presencia de esta enfermedad podría ser mayor, dado que gran parte de las personas que la sufren suelen ser uy reservados con los síntomas o no son capaces de reconocerlos como tales.

Tratamientos

Terapias para modificar el comportamiento: los pacientes que reciben este tipo de tratamiento aprenden métodos para reducir la ansiedad y eliminar, paulatinamente, sus rituales compulsivos. Esta terapia intenta cambiar el comportamiento del paciente y debe incluir directrices y consejos para sus familiares.

Terapias farmacológicas: consiste en el uso de antidepresivos o inhibidores selectivos de a recaptación de serotonina (ISRS), para lograr la disminución de los síntomas del TOC. Entre los medicamentos usados en esta terapia se encuentran el Prozac, Luvox, Zoloft,Paxil y Celexa.

Terapias combinadas: la combinación de tratamientos farmacológicos y terapias de modificación de conducta, resulta el modo más efectivo de reducir y eliminar los síntomas producidos por el TOC. Un plan que incluya la participación activa de familiares es garantía de una recuperación más efectiva.

Síntomas

Obsesiones

  • Miedo a contaminarse
  • Temor de actuar con impulsos violentos o agresivos
  • Sentir responsabilidad por la seguridad de otros
  • Preocupación excesiva por el orden
  • Incapacidad de botar un artículo viejo o en desuso

Compulsiones

  • Lavarse con frecuencia
  • Limpiar constantemente
  • Comprobar que se ha hecho algo una y otra vez. Por ejemplo: asegurar que se ha cerrado una puerta con llave
  • Realizar acciones repetitivas como tocar ciertos objetos, contar, ordenar por color o tamaño

Otros

  • Desarrollo de depresión, ansiedad, malestar y repugnancia
  • Sentir impulso de arrancarse las cejas y el cabello
  • Preocupación excesiva por un defecto corporal
  • Inquietud constante por tener una enfermedad seria

¿Afecta la vida normal de las personas?

El TOC se puede iniciar en cualquier momento de la vida de una persona, incluyendo la niñez. Sin embargo, se ha detectado que el 80% de los adultos con esta enfermedad identifican la aparición de los síntomas a los 18 años.

El grado de efecto sobre la rutina diaria de una persona puede ser mínimo o severo, dependiendo del nivel de incapacidad que produzcan los síntomas. En algunos casos, a las personas con este trastorno les resulta muy difícil mantener un trabajo estable y muchas deben ser hospitalizadas.

¿Está “loco”?

No. Las personas con trastorno obsesivo compulsivo saben que su comportamiento y temores son absurdos, pero no los puede controlar. Están al tanto que sus pensamientos son irracionales, pero no expresan por temor de lo que piensen los demás, así como tampoco busca tratamiento.

Comparte este artículo en tus redes sociales y escríbenos en la sección de comentarios.   

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén