Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Cuando algunas personas se van de nuestras vidas, duele, pero todo pasa por un propósito mayor

Muchas veces retenemos pensamientos y opiniones por miedo a perder personas que consideramos esenciales. Cuando hacemos esto olvidamos un hecho indiscutible, las únicas personas irremplazables en nuestras vidas son nuestros padres, nuestra familia.

Estamos en la obligación de sacar esta absurda idea de nuestras cabezas, seamos libres de pensar y decir lo que queramos, por supuesto sin herir a los demás. No puedes tener miedo de expresarte solo por retener a cualquiera que quiera irse. Terminamos sacrificándonos para complacer, para ser vistos como gente agradable, pero la verdad es que tenemos nuestra propia voz, personalidad, opiniones y voluntades.

Si algo te molesta tienes el compromiso de hablar  con tranquilidad para quejarte y no aceptar lo que, (sea lo que sea) no te hace bien, lo que no te hace feliz. Cuando algunas personas se van de nuestras vidas, duele, claro que duele, pero te la seguridad que quien te ama se queda, porque todo lo que sucede está mucho más allá de nuestro nivel de comprensión.

Así que desde hoy, si alguien quiere salir abre la  puerta tú mismo y con una sonrisa en el rostro muéstrales la salida principal. Pero ten cuidado, nunca confundas el amor propio, el respeto a ti mismo y tu auto valor con ser arrogante e intolerante, porque el corazón es donde deben originarse nuestras acciones para evitar caer el malas acciones contra los que nos rodean. Las decisiones deben tomarse considerando siempre la frontera de tu territorio y la de los demás. Recuerda que el mundo se mueve por la humanidad, las naciones han librado batallas mortales para defender su espacio, así que es casi una obligación que hagamos lo mismo con nuestras vidas.

Aprende a imponerte de manera relevante y siempre con cortesía. Cuando sea el momento de decir no, cuando sea conveniente exponer su opinión, hazlo sin temor. Debemos amar a la gente, tratar de entender las experiencias de los demás, para que las nuestras también puedan ser entendidas. Mientras lo hacemos es necesario amarnos mucho, hasta el punto donde nadie se atreva a faltarnos el respeto.

¡El amor propio es un compromiso! Un trabajo que requiere tu esfuerzo y dedicación a tiempo completo. Así que no te decepciones, no ofrezcas tu mejilla para otro golpe, recuerda que para muchos tus acciones sirven de ejemplo.

Si quieres dejarnos tu opinión puedes hacerlo libremente en la sección de comentarios, además comparte esta publicación en tus redes sociales, tus amigos te lo agradecerán. 

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén