Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Familia

Criar a un adolescente es mucho más difícil que criar a un bebé

Basta con leer el título de este post para saber la razón que tiene. Y es que para nadie es un secreto que en el momento en el que nuestros hijos se vuelven adolescentes, nos terminamos adentrando en un mundo sumamente peligroso donde incluso, nuestros intentos de remediar un conflicto se pueden volver en nuestra contra. Por esta razón es que siempre deseamos que nuestros hijos se mantengan siendo bebés o al menos niños pequeños. Pero desafortunadamente los años pasan y la idea de tener por hijo a Peter Pan no es un sueño que se nos pueda hacer realidad.

Cuán difícil puede ser la crianza de un adolescente…

Cuando sostenemos a nuestros hijos por primera vez pensamos “qué frágiles y hermosos son” pero luego aprenden a hablar y de pronto sentimos la necesidad de decir “Dios mío que hemos hecho”. Desde luego que este último comentario es una mala broma, nuestros hijos siempre serán nuestra creación más hermosa y maravillosa pero siempre estarán lejos de ser perfectos.

Y es que en su interior se esconde una personalidad que irá aprendiendo de todo lo que le rodea y se ira haciendo cada vez más y más independiente hasta el punto de poder sentirse que puede tomar decisiones por sí mismo a su vez de sentir que tiene la libertad para hacer y decir lo que sea.

Esto no es malo, la verdad es que todo esto es lo que nos convierte con el tiempo en adultos, y lo que nos enseña a tomar decisiones y ser independientes. El problema radica en que prácticamente todos los cambios, todos los deseos y todas estas sensaciones aparecen prácticamente de golpe en el momento que le niño o la niña alcanza la adolescencia.

A partir de ese instante un estallido emocional irrumpe no solo sus vidas sino también la de nosotros como padres y a partir de allí ya nada vuelve a ser igual. Como niños o incluso desde que son bebés ellos dependen por completo de nosotros, de alguna manera somos sus superhéroes o personas favoritas, somos sus fieles compañeros de juegos, sus protectores. Adoramos que nos necesiten y deseamos estar siempre con ellos.

Durante esta infancia, de lo único que debemos preocuparnos es de vestirles y darles de comer. De resto, siempre estamos allí para ellos para darles el amor, los cuidados y aferrarnos a ellos como si fueran nuestros muñecos animados favoritos.

Pero luego crecen y ahora nuestra presencia les resulta molesta, hablarles o intentar aconsejarles es como si intentáramos hacerles un mal. Por alguna razón se sienten más sabios que nosotros. Ya nos les parecemos cool, ni graciosos, ni mucho menos interesantes. A veces quieren pasarse de listos creyéndonos tontos o estúpidos por lo que buscan hasta faltarnos el respeto y haciendo las cosas como les viene en gana.

Y claro, luego están las decisiones que toman, todas basadas en emociones, sentimientos e ilusiones. Quieren tener parejas y piensan que están listos para enamorarse porque además asumen que saben más del amor que cualquiera.

Sin duda, la adolescencia es un escenario apocalíptico que nadie desea pasar. Pero como padres, estamos dispuestos a enfrentar al diablo si es necesario para darles a nuestros hijos todo el amor y el cuidado posible. Esto siempre será así, por esto es que el mejor consejo que se puede dar para enfrentarse a esto es “paciencia” pues es una etapa que igual al resto “también pasará”.

19 Comentarios

  1. Marianela

    Excelente artículo

  2. Teresa Guzmán

    Muchas gracias por ese consejo tengo 2
    Adolescentes

  3. César De la Cruz Chumbiauca

    ¿Dejar hacer, dejar pasar?

  4. Alicia

    Muy difícil! está la educación hoy en día…Incluso, siendo adultos, parecen adolescentes en sus actitudes…Para querer tener hoy un hijo/a, hay que pensárselo pero que muy bien. La situación no es para nada igual que años atrás…No existe un modelo de educación…y eso está afectando negativamente a las nuevas generaciones. Habría que reeducar primero a los padres (incluyendo a los profesores).

    • Dora Maria

      Excelente donde dijiste ya no son los adolescentes de años atras; porque lo que dio resulta en ese tiempo; ahora ya no nos esta sirviendo porque esa generacion vivio de manera diferente.: ahora estan d3spertando a un mundo diferente ; donde esta la tecnologia quieras o no descubren un mundo diferente al nuestro y lo tenemos que aceptar lo queramos o no .

    • Kenia Poyato

      Excelente su. opinion.!!!La mayoria no lo percibe,creen que tener hijos es como lo instantaneo,no se quieren sacrificar,sin esfuerzo.Pobre de las presentes-futuras generaciones.

  5. lissett

    Lo mas importa q hay en la vida es guerer al ser humano y a los animales pero antes de todo a la familia

  6. Miguel Ramírez

    Pésimo artículo, lo que dice es tan novedoso como “existe el agua tibia, para tenerla necesitas calentarla un poco”.

  7. Elaine

    Excelente! Muy instructivo ❤❤

  8. Kenia

    Si me pareció que estoy en esa misma situación saludos

  9. Mileidis Perez Marrero

    Gracias por el consejo de verdad es muy difícil esta etapa y si creo que la paciencia va a ser nuestra mejor aliada

  10. Analia

    No se como habrá sido la experiencia de la persona que escribió el artículo, yo tengo una hija de 16 años y cada día que pasa voy siendo madre y estoy feliz de ver la mujer en la que se ira convirtiendo.

  11. Marisol

    Es tan compleja criar a un adolescente, cuando te dice: “no tengo nada”, es serio, de verdad, pero se que en el fondo de su ser esconde algo y no lo quiere decir. Como ingresar o motivar, el algo que con el tiempo vamos aprendiendo.

  12. Yolanda

    Verdades de perogrullo, nada aporta.

  13. Sofi

    Me quedé esperando llegar a la conclusión del artículo, un consejo o recomendación que creí iba a encontrar. Me dejó con las mismas dudas, y parece básicamente una simple narración carente de objetivo, una explicación de esta etapa del desarrollo. Sentí que me dijeron: “ui, adolescencia? Buena suerte!”.
    Lástima, ojalá tomen en cuenta la observación.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén