Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

hábitos, salud

Conoce las consecuencias de acostar tarde al niño

niño durmiendo

La buena calidad de sueño es igual de importante que la nutrición en el desarrollo de los niños, son muchas las personas que ignoran si los horarios de sueño de sus hijos son los más apropiados. El estilo de vida actual ha influido en gran medida en esta situación, con los padres ocupados en el trabajo, los horarios llenos de actividades escolares y el uso en exceso de los dispositivos electrónicos, las horas de descanso se han reducido inevitablemente.

¿Por qué es importante que el niño duerma bien?

Descansar las horas adecuadas según la edad del niño es una de las mayores fuentes de energía para el cuerpo, ya que le permite recargar la batería del cerebro para un excelente rendimiento mental. Cuando el niño duerme bien mantiene la mente alerta y calmada.

El sueño también incide en las habilidades físicas, cuando se descansa los músculos se liberan de las tensiones del día se recuperan y preparan para trabajar al día siguiente. Esto resulta clave para sus actividades escolares, deportivas o de juego.

¿Qué es un sueño saludable?

El sueño saludable no se consigue con dejar de acostar tarde al niño. Un descanso apropiado tiene las siguientes características:

  • Período de sueño suficiente
  • Sueño interrumpido
  • Número de siestas apropiado para la edad.

Si no se cumplen algunas de estas características, se pueden desencadenar los síntomas de la falta de sueño.

Consecuencias de acostar tarde al niño

1. Dificultades de concentración

No dormir las horas adecuadas lo hace menos alerta mentalmente e incapaz de concentrarse en sus actividades. El mal descanso es la causa de falta de atención en sus actividades escolares. Esto lo puede hacer menos activo y más perezoso.

2. Somnolencia

Acostar tarde al niño puede ser el motivo por el que sufre somnolencia diurna, cuando no cumple con el período de descanso adecuado experimentan más sensación de cansancio y ganas de dormir en el día.

3. Sensación de cansancio

Los niños se pueden sentir más débiles y cansados si no descansan lo suficiente, algunas veces caen en un estado de hiper alerta que puede producir trastornos de sueño difíciles de solucionar. Esto se debe al aumento de la secreción de hormonas como la adrenalina que mantienen el cerebro despierto.

4. Riesgo de obesidad

Los malos patrones de sueño pueden aumentar el riesgo de obesidad infantil. Si el niño se acuesta tarde o tiene un sueño breve, puede ser un factor de riesgo para el sobrepeso y obesidad.

¿Cómo mejorar los hábitos de sueño en el niño?

Es necesario que los padres puedan vigilar los patrones de sueño de los niños, teniendo en cuenta que lo ideal es que vayan a la cama de las 19:30 a las 20:30 horas. Es más fácil que el niño entienda que debe dormir cuando sus padres y hermanos están dispuestos a dormir el tiempo necesario. Para que el descanso sea adecuado no debe haber ningún elemento de distracción como televisores o tabletas.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén