Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Alimentación

Conoce la dieta FODMAP y sus beneficios

FODMAP es la abreviatura que se hace a hidratos de carbono utilizados en la alimentación: Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles.

La dieta FODMAP, es realmente una forma de nutrición en la que se eliminan dichos componentes de la dieta, con el objetivo de evitar malestares intestinales, dolor y gases.  Reducirlos alivia en muchos casos las molestias digestivas y mejora la calidad de vida. Esta dieta baja en FODMAP ha dado resultados muy positivos, y por ello es aceptada internacionalmente como estrategia dietética para adultos que sufren síndrome de intestino irritable.

Los FODMAP se encuentran fundamentalmente en:

  • Legumbres
  • Trigo
  • Centeno
  • Cebolla y ajo
  • Leche
  • Miel
  • Manzanas y otras frutas
  • Jarabes
  • Alimentos light
  • Edulcorantes

Alimentos permitidos en una dieta FODMAP

En una dieta baja en FODMAP se puede incluir:

Frutas:

Grosella, arándanos, naranja, uvas, limón, kiwi, higo, granada, níspero, melón, plátano, piña, papaya, coco, mandarina y fresas.

Cereales y tubérculos   

Arroz, avena, maíz, arroz, sorgo, quinoa, patata, tapioca, boniato y yuca.

Hortalizas:

Aceitunas, apio, acelga, achicoria, berenjena, calabacín, calabaza, espinaca, judías verdes, lechuga, nabo, pepino, pimiento verde, jengibre, rábano, tomate y zanahorias

 Lácteos:

Los quesos curados y secos, queso mozzarella. Yogur y leche deslactosados.

Bebidas vegetales: arroz, avellana, avena y almendra

Carne, pescado y huevo              

Todo tipo de carnes sin procesar, pescados blancos y azules, huevo.

En la dieta FODMAP se debe evitar comer, galletas, caramelos, aderezo, helados, salsas, condimentos, así como también las bebidas alcohólicas y las gaseosas.

No es una dieta para siempre

La dieta FODMAP puede ayudar a mejorar los síntomas intestinales y otras enfermedades digestivas. Sin embargo, no es una dieta para seguir durante toda la vida.

El método FODMAP propone iniciar una alimentación baja en hidratos de carbono por un período de dos a seis semanas. Pasado este tiempo, se recomienda ir introduciendo los alimentos de un grupo de carbohidratos de uno en uno y durante tres días seguidos. Posteriormente, se introduce otro alimento del mismo grupo, y así sucesivamente, observando la tolerancia de la persona.

Por último, se determina una dieta más abierta, teniendo en cuenta los alimentos altos en FODMAP que la persona digiere con más facilidad.

Esta forma de alimentarse varía según las necesidades individuales y su aplicación no debe superar las seis semanas, pues mantenerla por largo tiempo puede ser perjudicial para la flora intestinal y afectar directamente la salud del organismo. Para hacer la dieta FODMAP se sugiere consultar con un experto en nutrición que proporcione las pautas adecuadas. 

Si deseas saber un poco más sobre el tema, existe una aplicación diseñada por la Universidad de Monash, en Australia. Allí se puede conseguir información sobre el inicio y el seguimiento de una dieta baja en FODMAP, su nombre es FODMAP APP.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén