Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Familia, Psicología

Conoce estas simples formas de enseñar a tu hijo a no interrumpir

Ya sea que estés al teléfono, ocupado con tu computadora o hablando con otro adulto, puede ser frustrante cuando tus hijos te interrumpen constantemente.

Los niños están tan concentrados en sus propias necesidades que no se dan cuenta de que tú también las tienes.

Pero, ellos pueden aprender a prestar más atención a las necesidades de otras personas, así como a las propias, lo que ayudará a controlar estas interminables interrupciones.

Prueba estas ideas la próxima vez que tu pequeño te interrumpa:

Dar lecciones y ejemplos

Enséñales a tus hijos cómo determinar si algo amerita una interrupción, ya que pueden tener dificultades para descifrar cuándo las interrupciones están justificadas.

Discute con ejemplos de cuándo está bien interrumpir, como cuando alguien está en la puerta o si un hermano está herido.

Entrenar modales adecuados

Tus hijos pueden aprender a esperar una pausa en la conversación y decir: “Disculpe”. Cuando recuerde hacer esto, respóndele positivamente.

 Si la interrupción es por algo que debería esperar, infórmale cortésmente a tu hijo.

No respondas la pregunta de inmediato

Muchos padres advierten a los niños por interrumpir, pero en el siguiente aliento responden a la solicitud interrumpida del niño, lo que refuerza el hábito.

Espera hasta una pausa apropiada en la conversación, luego gira hacia su hijo y dile: “¿Qué necesitas?”

Cuida tus modales

Los padres a veces intervienen tan rápido para corregir los malos modales de sus hijos que no se dan cuenta de que la forma en que se imparte su corrección es en sí misma grosera.

Usa tus propios buenos modales para modelar las habilidades de comunicación adecuadas. Haz una pausa, mira a tu hijo y dile: “Estaré contigo en un minuto”.

Enséñale “el apretón”

Dile tu hijo que si quiere algo cuando estás hablando con otro adulto, debe apretarte el brazo suavemente.

Luego le apretarás la mano para indicarle que sabe que ella está allí y que estará con él o ella en un minuto. Al principio, responda rápidamente para que su hijo pueda ver el éxito de este método.

Con el tiempo, puedes esperar más, solo da un apretón suave cada cierto tiempo para recordarle a tu hijo que nos has olvidado su solicitud.

Crea una caja de ocupado

Prepara una caja de actividades o juegos que el niño solo pueda usar cuando estés hablando por teléfono, trabajando en tu escritorio o hablando con un adulto.

De vez en cuando, vuelve a llenarlo con cosas nuevas o rota el contenido. Sea firme en guardarlos cuando haya terminado. TU hijo esperará con ansias su próxima conversación, ¡que no tendrá interrupciones!

Planifica con anticipación

Antes de hacer una llamada telefónica o tener una visita, dile a tu hijo qué esperar. “Voy a hacer una llamada telefónica. Tardaré un tiempo, así que preparemos tu ocupada caja para usar mientras estoy hablando por teléfono”.

Felicítalo cuando se lo merezca

Ver a tu hijo haciendo lo correcto puede ser la mejor lección de todas. Felicita a tu hijo por usar buenos modales, por recordar decir “perdón” y por interrumpir solo por una razón válida.

Comparte este útil artículo en tus redes sociales y cuéntanos que otras técnicas conoces.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén