Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

salud

Conoce el Pilates para novatos

No es tan complicado como parece. Este ejercicio fortalecerá tus músculos y te hará lucir una figura envidiable.

En ese tipo de entrenamiento físico son muy importantes, la respiración, la postura, la ejecución, y la precisión de cada movimiento, el equilibrio corporal, el control con el que se hace y el momento en el que cada músculo entra en funcionamiento. Con algunos ejercicios sencillos podrás iniciarte en esta práctica tan sanadora como beneficiosa, para el cuerpo y la mente.

Son muchas sus aplicaciones, principalmente en el tratamiento para mejorar las facultades de movimiento y sensación, en personas con alguna discapacidad.

A parte de facilitar la sensibilidad motriz de las personas con movilidad reducida, el método Pilates también sirve para mejorar el equilibrio de los pacientes con parálisis cerebral, o para optimizar el desplazamiento en personas que padecen lesiones medulares.

“El Pilates previene la aparición de la osteoporosis, evita fracturas en caso de que esta enfermedad se haya instaurado, mejora las patologías como la fibromialgia, y puede ser un complemento inestimable para la fisioterapia en la rehabilitación de lesiones”, señala Angela Río, Directora de Formación Continua y Postgrado en Pilates de la Universidad Europea de Madrid.

Explica que es “una disciplina que busca conseguir el reequilibrio del cuerpo, corrigiendo errores de postura, y fortaleciendo la musculatura interna y externa”. Esto se consigue trabajando en primer lugar la musculatura interna del abdomen y el suelo pélvico, considerado por los especialistas “el núcleo del cuerpo”.

Toma Conciencia

Las herramientas para llegar a este objetivo son la contracción de los músculos y la espiración. “Hay que tomar conciencia de algunas partes del cuerpo que generalmente nos pasan desapercibidas”, explica Río.    

Como resultado final, toda la musculatura se fortalece de manera mucho más profunda y estable. En una persona sana previene la aparición de lesiones, mientras que, si experimenta una patología, ayuda en su rehabilitación.

En este último caso, por ejemplo, los resultados son mucho mejores y más rápidos. En otras áreas, teniendo en cuenta que el Pilates mejora la circulación en todo el cuerpo, se mejora también la absorción del calcio y se disminuye el dolor por vicio de postura. El fortalecimiento de los músculos los evita, además, fracturas- si ya hay disminución de masa ósea-.

Estos objetivos se van alcanzando en diferentes fases: primero en el suelo, la modalidad más básica; y luego en distintas maquinas que combinan barras y muelles para facilitar determinados movimientos.

La disciplina está recomendada para personas de cualquier edad y en condición “sana o con patologías”, explica la especialista, puesto que los ejercicios de adaptan a situaciones particulares. No obstante, advierte que no es un ejercicio relajado como puede ser el yoga.

Por los beneficios terapéuticos que acarrea, el Pilates se recomienda especialmente a las personas que sufren dolor de espalda, tenga posturas viciadas, una hernia, o en general para cualquiera que desee mejorar su tono muscular. “Al trabajar fundamentalmente el abdomen, los músculos se tonifican y también se reduce volumen”, dice Río.

Los resultados serán mejores cuanto más personalizada sea la sesión puesto que es fundamental que el alumno o el paciente consiga las posiciones correctamente, objetivo que se logra más fácil si hay pocas personas por monitor.

Anímate a disfrutar los beneficios de esta práctica y comparte este artículo con tus amigos.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén