Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Alimentación, hábitos, salud

Conoce cuál es la relación entre el dolor de cabeza y el hígado

El estrés causado por una vida agitada puede traer consecuencias muy negativas a tu salud. Dolor de cabeza, fatiga, falta de memoria y concentración son algunas de ellas. Para mantener una buena condición física y mental es necesario reducir al máximo los niveles de ansiedad, así como también incluir hábitos como el ejercicio y una buena alimentación.

Además del estrés hay otras causas por las que nuestro cuerpo sufre y se deteriora, el dolor de cabeza, por ejemplo, puede tener diferentes orígenes y generalmente son desconocidos por la mayoría de las personas. Aunque te parezca increíble, existe una relación directa entre los dolores de cabeza y el hígado. A continuación, te contamos como se conectan y de qué forma puedes detectar la cefalea como un malestar hepático.   

¿Qué relación tiene el dolor de cabeza y el hígado?

La cefalea es un dolor en la cabeza, cuero cabelludo o cuello. Las causas no suelen ser graves, pero su existencia es una alerta de tu organismo. Cuando el hígado no está funcionando correctamente, aparece un dolor intermitente e intenso, en las sienes o en la parte trasera de la cabeza.  

Este tipo de dolor puede confundirse fácilmente con la cefalea tensional, la cual está asociada al estrés, la depresión, la ansiedad, traumatismo craneal o mantener una posición inadecuada. Sin embargo, existe una clave para diferenciar este dolor de cabeza con el mal funcionamiento del hígado y es que cuando este último falla, la cefalea viene acompañada por:

  • Dolor abdominal.
  • Sensación de saciedad.
  • Sabor amargo en la boca.
  • Náuseas.
  • Lengua blanca o amarillenta.
  •  Insomnio.
  • Cansancio.
  • Síndrome premenstrual (mujeres).

Todos estos síntomas aparecen cuando el hígado está intoxicado, condición que no le permite llevar a cabo sus funciones, por lo tanto nos sentimos agotados y con dolor de cabeza.

Claves para evitar el dolor de cabeza y cuidar tu hígado

1 Alimentación saludable

Para mejorar tu calidad de vida es muy importante llevar una dieta equilibrada, además debes incluir hábitos de alimentación como:

  • Evita comer más de lo necesario: ingerir grandes cantidades de comida no te beneficia, lo mejor es comer lo justo y sin saltarte ninguna comida.
  • Minimiza el consumo de grasas, frituras, azúcar, alcohol, sal, productos lácteos y embutidos.
  • Come muchas verduras y frutas frescas: una recomendación útil es colocar los vegetales al vapor, de esta forma mantienen todas sus propiedades y son más deliciosos.
  • Consumir periódicamente alimentos de hoja verde, tales como: acelga,  alcachofa, berro, espinaca, etc. Estos vegetales tienen efecto desinflamatorio a nivel hepático, además ayudan a depurar toxinas del organismo.
  • Incluye en tu dieta el té verde, el jengibre y el cardo mariano. 

Ejemplo de una dieta nutritiva para evitar el dolor de cabeza

Desayuno

Vaso de agua tibia con el jugo de medio limón.

Una rebanada de pan integral con mermelada (sin azúcar).

Media manzana y dos nueces.

A media mañana

Una fruta o yogurt griego.

Almuerzo

Verduras a la plancha: brócoli o coliflor, rociar con tres gotas de aceite de oliva.

Pescado blanco a la plancha.

Merienda

Un vaso de agua de avena con fresas frescas.

Cena

Alcachofas hervidas con un poco de aceite de oliva, vinagre y un toque de sal.

Arroz integral hervido con aceite de oliva y laurel.

Una hora antes de dormir

Una infusión de cayena, menta y tomillo.

 2 Cuida tus emociones y tus pensamientos

Nuestro cuerpo depende directamente de nuestros hábitos, es muy importante realizar alguna actividad física por los menos 30 minutos al día. Correr, caminar, nadar o bailar son prácticas que benefician el corazón y el hígado, mejorando considerablemente tu salud mental y física.

Como te dijimos al inicio el estrés influye en muchos aspectos de tu vida, intenta reducirlo al máximo y cuida tus emociones priorizando lo que realmente es valioso en tu vida. Toma unas horas al día para estar a solas y hacer cosas que disfrutes como por ejemplo: leer, escuchar música, tomarte un café o caminar por un parque.

No olvides rodearte de las personas que realmente te aman, te respetan y aléjate de aquellos que no desean el bien para ti. Cuida tu mente y tu organismo te lo agradecerá.

En conclusión, el dolor de cabeza y el hígado están estrechamente relacionados. Escucha tu cuerpo, lleva una alimentación balanceada y cultiva tu intelecto para mejorar el funcionamiento de todos tus órganos.

Ayúdanos a difundir esta información en tus redes sociales y cuéntanos que haces para llevar una vida saludable.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén