Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor

Cómo mantener viva la chispa en tu relación

Para mantener un fuego encendido, colocas los troncos correctamente, agregas leña y avivas la llama. Prestar mucha atención y cuidar el fuego evita que se apague. Aquí radica el secreto para mantener viva la chispa en tu relación.

Con la excitante novedad de una relación reciente, tu pareja te fascina. Pueden pasar horas juntos, los 7 días de la semana, y experimentar deseos frecuentes de entregarse regalos o notas de amor.

En otras palabras, una nueva relación, te impulsa a estar atento a tu pareja: así, la intimidad y la pasión crecen exponencialmente en estos primeros meses. Es un error común pensar que “nos desenamoramos”, que algo fuera de nuestro control suceda en nuestras relaciones para extinguir una pasión que alguna vez ardió intensamente.

La pasión no simplemente “se extingue”

La verdad es que, en una relación a largo plazo, se necesita intención, energía y trabajo para mantener vivo el amor. Cuando la novedad se ha acabado, puede acostumbrarse a la presencia de tu pareja y puede ser fácil caer en el hábito de darlos por sentado.

Entonces, ¿cómo atendemos nuestras relaciones para mantenerlas prosperando? El investigador pionero del amor John Gottman encontró una diferencia crucial entre las parejas que estaban destinadas a un divorcio posterior o matrimonios sin pasión y las que estaban destinadas a tener matrimonios felices y amorosos.

Esta investigación muestra que para mantener viva la chispa en su relación, se debe atender a la pareja en los momentos cotidianos con cuidado. Aquí hay algunos consejos concretos sobre cómo alimentar la pasión en tu relación:

Responde a las “Ofertas de conexión” para nutrir la llama

Cuando tu socio intente conectarse, no importa cuán pequeña sea la oferta, responde con total concentración e interés.

Si tu pareja dice: “Hoy pasó lo peor en el trabajo”, demuéstrale que te preocupas haciéndole preguntas sobre lo que pasó y cómo se siente, sintiendo empatía con sus emociones y ofreciéndole consuelo de cualquier forma.

Con el tiempo, la falta de respuesta en estos pequeños momentos puede generar una sensación de no ser visto y sin importancia, lo que genera insatisfacción y distancia que sofoca la pasión en una relación más rápido que el peor de los conflictos.

Presta toda tu atención para darle vida a su relación

La pasión se desvanece cuando abandonas el hábito de tratar a tu pareja como si fuera el centro de tu mundo. Presta toda tu atención a tu pareja cuando estés en conversaciones y actividades compartidas.

La vida está llena de distracciones, pero estar con tu pareja puede ser un refugio de todas las molestias de la vida, si practicas la escucha consciente. Para practicar la escucha consciente con tu pareja, escucha profundamente sus palabras y lenguaje corporal.

Permite que todos los demás pensamientos que tes vienen a la mente pasen mientras vuelves a concentrarte en tu pareja. Escuchar de esta manera consciente puede alentar a tu pareja a abrirse, lo que lleva a una conversación estimulante.

Ten curiosidad por aprender algo nuevo sobre tu pareja

Con el ritmo mundano y repetitivo de la vida real, podemos caer en un patrón de pensamiento que sabemos todo sobre nuestra pareja. Sin embargo, existen misterios sobre la forma en que tu pareja piensa, siente y experimenta la vida que tú aún no conoces.

Pasa algún tiempo con tu pareja haciéndole preguntas sobre su pasado, sentimientos e ideas para abrir la puerta a lo desconocido.

Como un montón de cenizas, algunos matrimonios en estos días son fríos, grises y sin vida. Sin embargo, el destino de tu relación está en sus manos. Tienes el poder de mantener el fuego encendido.

Si nutres tu relación con plena presencia y capacidad de respuesta a su pareja (incluso en los pequeños momentos), puedes reavivar las brasas de su amor y disfrutar de una relación sólida que te mantendrá caliente incluso en tiempos fríos.

Comparte tu opinión con nosotros y publica este artículo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén