Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Cómo asumir la responsabilidad personal y dejar de culpar a las circunstancias

Todos somos humanos y todos nos equivocamos, pero por alguna razón, todos siempre queremos encontrar culpables cuando algo malo nos pasa. Y aunque sin duda puede que alguien haya querido afectarte en algo, lo más seguro es que todo fue un acto que obedeció a un sin número de decisiones que se tomaron. Es hora de dejar de culpar a las circunstancias y comenzar a mirar las decisiones que tomamos.

Tres puntos clave que te ayudarán a dejar de culpar a los demás y a las circunstancias

Asegúrate bien el casco

Al decir esto significa que tienes que cuidar de tus necesidades básicas. Estas necesidades no son discutibles ni negociables. Si quieres que las cosas comiencen marchando bien, procura que todo lo que hagas sea manteniendo una buena autoestima, seguridad en ti mismo y en lo que haces, saber que estarás bien conectado con los demás o con el compromiso que tienes que hacer y estar claramente enfocado.

Si no estás bien, si dejas un cabo suelto en el camino, puede que las cosas fallen y termines por culpar a otros. Pero sí todo falla habiéndote enfocado, reconocerás que quizás el problema vino de ti y no de las circunstancias.

Utiliza tus fortalezas

Deja de estresarte por las cosas que no puedes hacer o controlar y enfócate en lo que si puedes hacer. Concéntrate en utilizar tus fortalezas para salir a flote ante las adversidades. Pero si las cosas te llevaran por un camino donde lo que sabes no funciona, entonces tienes dos salidas, o lo dejas, o simplemente luchas para hacer de una debilidad una fortaleza. Pero recuerda que cualquiera de los dos caminos que tomes vendrá de una decisión que tomarás tú por lo que nadie tiene que ser culpable de lo que pase.

Piensa en los diferentes escenarios

Algo que debemos procurar hacer en todo momento es imaginar las diferentes consecuencias al tomar una decisión. Y es que aunque algo parezca bueno, las consecuencias pueden no serlo y lo malo es que muchas consecuencias no ocurren sino mucho tiempo después de haber tomado la decisión. Es por eso que de manera muy virtual procures visualizar diferentes escenarios que te digan qué tan acertada podría ser tu decisión.

Pero eso sí, tienes que recordar que las personas son muy difíciles de leer a veces y no podemos predecir cuáles serán sus movimientos así que puede que te interese calcular o considerar en cada escenario que imagines, las posibles actitudes de las personas que estarán seguramente a tu alrededor luego de que tomes tu decisión. Sin duda puede que este experimento te resulte complejo y aburrido pero te llevará no solo a subir tus posibilidades de éxito, sino también a comprender que la vida tiene múltiples respuesta ante diferentes problemas y que aunque lo parezca, en realidad la mayoría de cosas donde culpamos a los demás en realidad no tienen un verdadero culpable absoluto.

El mejor consejo, es siempre aceptar la culpa de la mayoría de cosas que nos pasan y el resto, simplemente lo arrojemos al aire como todas esas cosas de la vida que simplemente no tienen una respuesta clara.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén