Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Alimentación

¡Come pescado!

Si te preocupas por tu cuerpo, tu estabilidad mental y quieres aprender a alimentarte bien, no dudes en agregar a tu lista el pescado, tres o cuatro veces por semana. ¿Las razones? Son diversas, pues es un alimento rico en propiedades nutricionales, y aquí te presentamos las principales:

  1. Rico en proteínas:  El pescado tiene una buena dosis de nutrientes, sobre todo las proteínas, tantas como la carne y los huevos. Éstas son los nutrientes que necesitas para que tus músculos crezcan y se desarrollen.
  2. Tiene poca grasa y menos calorías: La cantidad de grasas y las calorías dependerá de cómo lo cocines en casa. Si lo preparas a la plancha o al horno estará tan delicioso como cuando se hace frito o rebozado.
  3. Fácil de escoger: Pescado azul (anchoa, atún, salmón) tiene más grasa que el blanco, pero es “grasa buena”, rica en ácidos grasos Omega 3.
  4. Alimenta tu mente: Es una de las principales fuentes de nutrientes que intervienen en la concentración, la memoria y el rendimiento intelectual. El zinc, el fósforo, la vitamina A, vitamina B12 o el ácido fólico están presentes, además de en otros alimentos, en los pescados y mariscos.
  5. Disminuye el colesterol LDL: Consumir pescado favorece el aumento en la presencia de colesterol bueno en tu cuerpo.
  6. Protege tu corazón: el tipo de grasa que tiene el pescado te ayudará a proteger tu corazón y las arterias, mejorando el flujo sanguíneo.  
  7. Fortalece tus huesos: Hay especies de pescado cuyas espinas también se comen. Las sardinas o anchoas frescas o enlatadas permiten comerlas enteras y tienen una cantidad extra de calcio para tu organismo.

Ten cuidado

El pescado apenas muere, pasa por un proceso de degradación y putrefacción muy rápidamente, debido a la acción de hongos y bacterias. Estos microorganismos están presentes en la piel, agallas e intestinos. En vista de esto, para poder conservar y asegurar la frescura del pescado es importante que te cerciores del olor, a la hora de adquirirlo. Si este oliera a amoníaco, no lo compres. Igualmente, verifica que su cuerpo sea rígido, firme y brillante; los ojos deben estar claros y la piel debe tener las escamas bien adheridas.   

Variedad

Son muchas las formas que existen ara clasificar los pescados, algunas personas los hacen según el origen, es decir, dependiendo si este proviene del río o del mar. Mientras que otras lo hacen según su contenido graso. De modo tal que podemos decir que hay: pescados blancos o magros, son aquellos con poco contenido de grasa, entre un 5 y 8 %. Entre ellos destaca la merluza, el bacalao y el abadejo.

Por otro lado, se encuentran los pescados azules o grasos, estos contienen más del 100% de grasas y ellos son: salmón, atún, trucha, arenque y sardinas. Los cuales, tienden a ser más sabrosos, pero también suelen producir más reacciones alérgicas.  

Incluye pescado en tu dieta y la de tu familia, comparte este artículo y deja en la sección de comentarios ¿cuál es tu pescado favorito?

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén