Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Alimentación, salud

Cenar temprano puede ayudarte a quemar grasa y reducir el azúcar en la sangre

Los niveles altos de azúcar en la sangre ocurren cuando tu cuerpo no puede convertir el azúcar en energía para las células. Este es un problema común para las personas con diabetes o las personas que están en riesgo de padecerlo.

Si no reduces el nivel de azúcar en tu sangre, correrás un mayor riesgo de sufrir complicaciones de salud graves, como enfermedades cardíacas, enfermedades renales y pérdida de la visión.

Pero por el otro lado también está la obesidad que puede generarte las mismas complicaciones a una temprana, mediana o avanzada edad. Para controlar todo eso se dice que debemos alimentarnos sanamente y realizar ejercicios pero parece que además influye en una mayor medida las horas en la que te alimentas.

Procura hacer tus cenas más temprano

Hoy día son cada vez más las personas que se suman a buscar una figura más esbelta y a construir una mejor salud. Por eso se dedican más a realizar fuertes rutinas de ejercicios y desde luego a comer de manera más saludables. Sin embargo, parece que algunos esfuerzos se quedan cortos cuando dejamos algunos cabos sueltos que pueden echar a perder todo este sacrificio. Un ejemplo de esto está en las horas en las que hacemos nuestras comidas. ¿Sabías que esto influye no solo para reducir los niveles de azúcar en la sangre sino también para bajar de peso?

Así es, y es que según un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism de la Endocrine Society, el hacer tu cena a una alta hora de la noche incrementa los niveles de azúcar en tu sangre independientemente de si la comida es sana o grasa. El estudio fue realizado a 20 voluntarios divididos en 10 hombres y 10 mujeres con la finalidad de descubrir cómo sus cuerpos metabolizaban la cena a las 10 de la noche en lugar de las 6 de la tarde. Luego de la cena, las personas se fueron a dormir a las 11 de la noche.

El estudio reveló que todos habían conseguido aumentar los niveles de azúcar en la sangre y su grado de pérdida de grasa fue mucho menor. Desde luego que estos resultados se compararon con otras veinte personas que habían hecho su cena a las 6 de la tarde.

Lo curioso es que estudio reveló que no todas las personas reaccionan igual cuando comen tarde en la noche. Por ejemplo quienes suelen ser noctámbulos y comen muy tarde a horas como la 1 y 2 de la madrugada, esto no parece afectarles.

De igual modo los expertos sugieren que las cenas se hagan no más tarde de las 6 y 7 de la noche pero se recomienda que en cualquier caso, esta sea lo bastante liviana como por ejemplo un vaso de yogurt griego con nueces, o pollo a la parrilla y vegetales. Pero siempre hacerlo un par de horas antes de ir a dormir.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén