Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Alimentación, salud

“Aquellos que piensan que no tienen tiempo para comer saludablemente, tarde o temprano tendrán que encontrar tiempo para la enfermedad.” – Edward Stanley

Hoy día vivimos tiempos bastante difíciles que nos invitan a la reflexión. Ahora, las enfermedades están a la orden del día, y crecen más rápido de lo que lo hacen las medicinas que las curan. Y ¿nuestra preocupación? Parece ausente ante toda esta situación, pues nada hacemos para cuidarnos y protegernos. Sin embargo, si aceptamos que nuestro cuerpo es el templo de nuestro espíritu, es importante entonces que le cuidemos y le tratemos honrosamente, evitando que factores externos lo dañen. Y una de las cosas que más dañan nuestro cuerpo, son las cosas que comemos.

“Aquellos que piensan que no tienen tiempo para comer saludablemente, tarde o temprano tendrán que encontrar tiempo para la enfermedad.”

¿Crees poder encontrar algo de sabiduría en la frase anterior? Claro que sí. Y esto es así porque entiendes que si hoy no te alimentas adecuadamente, mañana puede que tu salud se quebrante, pues nosotros somos lo que comemos. O al menos así dicen.

Solo piensa un poco en lo que encuentras para comer a diario. Comida chatarra, gaseosas, frituras, harinas procesadas, frutas y verduras transgénicas, alimentos ricos en azúcares o con exceso de sodio, alimentos repletos de colorantes, en fin, una gran variedad de alimentos que no nos dan el aporte vitamínico que necesitamos para mantenernos fuertes y sanos.

Si hoy nosotros no nos alimentamos bien, mañana estaremos con un cuerpo débil que carecerá de las herramientas suficientes para mantenerse saludable. Si prestas atención a las personas que enferman, verás que ellas solo se preocupan por medicarse o ir con un doctor solo cuándo ya se han hecho el daño. Pero si te alimentaras como es debido, no necesitarás el día de mañana de medicinas para curar nada.

Claro, no te vamos a decir que si comes sano nunca vas a enfermar. Sin duda, hay enfermedades que son imposibles de frenar como por ejemplo las gripas. De hecho, por más que te ejercites y comas sano, hay afecciones que cuando aparecen dañan o enferman sin importar lo débil o fuerte que seas. Y por supuesto, si ya eres una persona de edad avanzada  o alguien que sufre de alguna enfermedad terminal, el comer sano no hará que la muerte no llegue. Sin embargo, sí puedes retrasarla y pasar junto con tus seres amados, mucho más tiempo del que imaginaste.

Comer sano te asegura ingerir la cantidad exacta de nutrientes, vitaminas y minerales que tu cuerpo necesitará para mantenerse fuerte durante épocas difíciles en donde la enfermedad causa estragos. Además, si ya estás enfermo, la buena alimentación, permite que tu cuerpo se recupere mucho más rápido, te ayudará a aliviar los síntomas que tengas, y te permitirá sentirte bien contigo mismo y verte muy bien.

Así que comienza a comer de manera mejor proporcionada y balanceada. Busca ayuda profesional si crees que la necesitas. Existen muchos expertos que pueden sugerirte dietas balanceadas que te harán sentirte y verte bien.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén