Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor

Amar tiene que ser ligero. Si pesa, ¡no es amor!

Para los románticos de turno que han leído Shakespeare y se sienten inspirados, mil disculpas, pero el amor no puede llevar al sufrimiento todo el tiempo, no se pueden derramar más lágrimas que sonrisas y decir que es amor.

El amor verdadero es muy ligero, sencillo, tiene complicaciones como todo en la vida, pero no genera angustia, ansiedad, ni pone en jaque tu salud mental. El amor no se puede exigir ni condicionar, lo que significa que si para estar con alguien deben existir muchos requisitos y normas, no será una relación saludable.

Claro que debemos cambiar por el otro siempre que sea para mejor y para una relación saludable, pero si los caminos de ambas personas es demasiado diferente, hay que abortar la misión. Hay personas que creen que están destinadas a estar juntas solo porque tienen todo en contra y se siente como un reto, al estilo Romeo y Julieta.

“Te vuelves responsable, para siempre, de lo que has domesticado”. ¿Quién no recuerda esta frase, una gran lección dejada por el autor del Principito?

La vida se trata de elección, entonces elige ser feliz y estar con las personas que te hacen bien. No te aferres a relaciones tóxicas solo porque crees que es amor y “el amor todo lo puede”. Si es tan difícil estar junto a esta persona, esa es una señal que no debes ignorar. El amor tiene que ser ligero y recíproco, y aunque la literatura te ha contado muchas historias en las que el amor debe luchar contra el mundo, recuerda que por lo general estas historias son trágicas.

Entonces, no son historias de amor, son tragedias. Y ¿qué quieres vivir tú? ¿Una historia de amor o una tragedia? Hay una diferencia muy clara, pero qué lástima que nos enseñaron tan mal que pensamos que el amor y la tragedia son parte de una misma cosa.

Quien afirma que el amor siempre lleva al sufrimiento no ha experimentado al amor de verdad. Porque el verdadero amor conlleva a la paz. Las relaciones saludables no son aceleradas ni cambiantes, son pacíficas y nos ayudan a encontrarnos con nosotros mismos.

Finalmente, el amor es muy natural, aunque hay que trabajar por cultivarlo, no requiere de demasiado esfuerzo. Si pesa, no es amor, si sufres, no es amor, si te agobia, no es amor. El amor viene acompañado de paz y buenas noticias, analiza si estás viviendo una relación saludable y nunca tengas miedo de replantearte en qué camino estás, siempre que tengas capacidad de pensar y de elegir podrás estarás en el camino correcto.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén