Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Familia, Psicología

Abuela, cuéntame de nuevo que sentiste cuando me viste por primera vez

¿Cuántos hemos llegado a sentir el amor de nuestras abuelas? Seguramente todos. Y es que las abuelas desde que llegamos a este mundo se convierten en nuestra segunda madre, un ser que buscará a toca costa protegernos y llenarnos de todo el amor del mundo.

La alegría y la preocupación que se apodera del corazón de las abuelas

Todos sabemos que la vida de una mujer cambia drásticamente cuando se convierte en madre, pero vuelve a cambiar y quizás de una mejor forma cuando se convierte en abuela.

Esta es la última fase de nuestras vidas y suele ser esa la que nos trae más paz, y unas ganas inmensas de llenarse de amor y esperanzas.

Las abuelas son personas que ya vivieron y han recorrido toda clase de escenarios que le han dado victorias y derrotas, han conocido muchos sin sabores que el mundo les ha ofrecido y han visto más de lo que seguramente quisieron ver.

En su caminar mientras eran solo madres, era difícil disfrutar de los placeres que les generaba tener un hijo, pues había que luchar para traer el pan a la mesa y esto hacía que perdiéramos muchas veces de vista lo que realmente importaba.

Cuando una mujer llega a convertirse en abuela esto ya no importa pues ahora son los hijos los que luchan por conseguir el pan mientras la abuela tendrá el tiempo suficiente para entregarse de lleno a ver de esos nietos a quienes sin duda amará como si fueran sus hijos.

Para una abuela esto es como tener una segunda oportunidad para disfrutar de los primeros momentos de un niño. Aunque las abuelas han cambiado mucho en las últimas décadas.

Y es que en el pasado las abuelas eran más sobreprotectoras, siempre estaban en casa, por lo que era mucho más fácil enfocarse exclusivamente a sus nietos e incluso a sus hijos si aún seguían en la casa.

Por eso es que el concepto de abuela que tenemos en nuestras mentes es el de una persona adorable, amigable, gentil, pacífica que muchas veces pasa por inocente o por un ser enternecedor.

Sin embargo la realidad es que ahora las abuelas se han alejado de los estándares del pasado, son más activas, modernas e incluso independientes. Las abuelas de hoy viven muchas aventuras, siguen activas incluso laboralmente, son más luchadoras y hacen las cosas por sí mismas.

Sin embargo, cuando se vuelven abuelas no pueden evitar desempolvar ese corazón lleno de tantos desaciertos de la vida para llenarse de esperanza.

Cómo la llegada de un nieto transforma la vida de las abuelas

Según un artículo de la revista Psychology Today, titulado “Aprender a ser abuela” incluso la relación entre madres e hijas mejora considerablemente con la llegada de un nieto.

La abuela de hoy se convierte para ese niño o niña en una especie de mentor y amigo aportándoles un nuevo sentido de vida a todos los miembros.

La presencia de una abuela en nuestras vidas nos ayuda a mejorar nuestro presente y futuro dándonos fuertes herramientas para hacernos hombres y mujeres de carácter.

2 Comentarios

  1. SUSY GARCIA

    ABSOLUTAMETE CIERTO

  2. SANTA

    Abuela susana

    HERMOSO

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén