Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Salud Mental

7 beneficios de la meditación para tu cerebro

meditar

La meditación es una de las prácticas que ha tomado diversos significados debido a que se puede emplear para diferentes contextos; a pesar de ello, este método se ha practicado desde la antigüedad y ha sido adoptado por numerosas religiones, pero es importante aclarar que no es una religión en sí, sino más bien implica sólo un esfuerzo interno para autorregular la mente y poder librarse de las tensiones que nos agobian

Según como explica el filósofo austriaco Rudolf Steiner, fundador de la antroposofía, quien determinó que nuestra conciencia y la intuición determinan las acciones siguientes que vayamos a realizar y que la meditación es el camino para el conocimiento del mundo espiritual, esto se pudiera lograr con la realización de una serie de ejercicios especiales.

Es por ello que en el siguiente artículo te mostraremos, cuales son los beneficios de la meditación para mantener una mente saludable y cual es la manera correcta de hacerlo. 

¿Cuáles son los beneficios de la meditación para el cerebro?

1.Reduce las probabilidades de padecer de demencia:
Un estudio de la UCLA ha demostrado que aquellas personas que practicaban la meditación con frecuencia, poseían un cerebro mejor preservado, y por lo tanto más joven, que aquellos que no la practicaban. Los participantes que practicaron la meditación durante una media de 20 años poseían volúmenes mayores de materia gris en el cerebro y no llegaron a padecer de enfermedades relacionadas con pérdida de la memoria y demencia como el alzheimer.

2. Permite a la persona mantener un buen YO-cerebral:
Según como explica la teoría de las personalidades de Sigmund Freud, El yo surge a partir de la interacción del ser humano con su realidad, adecuando sus instintos primitivos (él y ello) con el ambiente en que vive. Gracias al yo la persona logra mantener la cordura de su personalidad. Es por ello que un estudio realizado por unos investigadores de la Universidad de Yale han encontrado que la meditación disminuye la actividad en el área responsable de los estados de desorientación mental o pensamientos vacíos. 

Ayuda a combatir la depresión:
En el año pasado, un estudio del Johns Hopkins encontró una relación entre la meditación y la capacidad de la misma para reducir síntomas de depresión o dolor. El efecto que se registró fue moderado, pero curiosamente fue el mismo que el generado por un antidepresivo. Por ello la meditación, es una herramienta adicional excelente a la hora de tratar los síntomas de la depresión.

4. Ayuda a mantener ciertas estructuras del cerebro:
Sara Lazar y su equipo en Harvard encontró en 2011 que la meditación aumentaba el tamaño de ciertas regiones del cerebro, como por ejemplo el hipocampo (que nos ayuda a memorizar y participa en el aprendizaje) y otras regiones que jugaban un papel regulativo en el procesamiento de las emociones.

5. Te ayuda a combatir el estrés:
Un estudio realizado en la Universidad de Melbourne en Australia en 2011 sugiere que el silencio mental obtenido en la meditación pueden reducir el estrés laboral y ser una terapia contra la depresión. 

¿Cuales son los mejores ejercicios de meditación?

Estas son técnicas de relajación que puedes utilizar cada día, haciendo que formen parte de tu rutina. Al ser sencillos y fáciles de seguir, los podrás aprender por tu cuenta a base de varias semanas de práctica, aunque debes saber que también existe la posibilidad de aprender otras propuestas de entrenamiento más complejas para las que necesitarías un instructor que esté físicamente a tu lado cuando las vayas a hacer.

Respiración con el diafragma:
Muchas veces, el simple hecho de modificar el modo en el que respiramos hará que se desencadenen una serie de procesos en nuestro cuerpo que harán que la ansiedad disminuya significativamente. Esto, sumado al hecho de que las técnicas de relajación relacionadas con la respiración son muy fáciles de realizar, hace que la respiración diafragmática sea un ejercicio ideal para iniciarse. El objetivo de esta técnica es hacer que aprendas a prestar atención a tu respiración y te entrenes para llegar a respirar de manera óptima, haciendo que el abdomen tenga más protagonismo que el pecho.

¿Cómo se realiza?

  • Túmbate en una superficie plana mirando hacia arriba y manteniendo una postura recta, aunque sin contraer los músculos. También puedes sentarte en una silla haciendo que tus muslos estén paralelos y formen un ángulo de 90 grados respecto al tronco.
  • Pon la palma de una de tus manos sobre el pecho y la otra sobre tu abdomen. Durante 20 segundos, dirige tu atención hacia cómo la respiración hace que estas dos zonas se muevan.
  • El hecho de que el pecho se mueva mucho más que el abdomen es un signo de respiración superficial, que hace que muchas veces nos falte oxígeno aunque no nos demos cuenta de ello.
  • Durante un mínimo de 3 minutos, debes guiar tu respiración para hacer que la mano que reposa sobre el abdomen se mueva más que la que hay sobre el pecho. Para conseguirlo, inhala profundamente por la nariz durante unos 5 segundos y mantén el aire en la zona del vientre durante un par de segundos. Luego, exhala por la boca durante otros 5 segundos.

Meditación:
Hay muchas formas de realizar meditación, pero aquí puedes ver una variante especialmente fácil de realizar. 

Para esta técnica de relajación necesitarás sentarte (no echarte) en una silla cómoda y empezar a seguir los pasos descritos en el ejercicio de respiración con el diafragma. A la vez que diriges la atención hacia la respiración, debes recitar mentalmente una frase como “me relajo”, “me calmo” o alguna otra que evoque la acción de dejar la ansiedad atrás. Puedes recitar esta frase al final de cada exhalación. 

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén