Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología

5 comportamientos que reflejan el trauma infantil

Los primeros años de nuestra vida son suelen ser aquellos que terminan definiendo muchos patrones emocionales que seguiremos a lo largo de nuestra vida. Si hoy día sufres por dentro por cosas que carecen de explicación, puede que la respuesta se encuentre en tu pasado pues quizás sufriste de algún trauma infantil.

Comportamientos que indican que tienes una trauma infantil

Revisa si cuentas con alguno de estos comportamientos y de ser así es hora de buscar ayuda.

Constante sensación de que te falta algo

Una de las cosas que hablan de lo traumada que fue tu vida infantil es el sentir siempre que algo te está faltando. Cuando somos niños hay cosas a las que terminamos apegándonos. A veces se trata de algún objeto y otras veces de alguna persona. Pero independientemente de lo que sea cuando nos obligan a separarnos de ello o cuando la pérdida sucede de forma repentina, con los años terminamos sintiendo que algo nos sigue faltando. Ante este tipo de situación, la terapia termina siendo la mejor alternativa pues se crean situaciones que ayudan al individuo a recrear esos momentos para conseguir aquello que se perdió o para despedirse como debe ser.

Tendencia a evitar las relaciones, creyendo que estás mejor solo

Lo habitual es que cuando una persona tiene algún trauma infantil con los años busca aislarse. Esto lo hace con la sola razón de evitar posibles escenarios de rechazo o para evitar caer de nuevo en alguna relación negativa que pueda generarle algún dolor.

No cabe duda que las conexiones saludables son necesarias para nuestro desarrollo personal, pero cuando existe tanta inseguridad terminamos dificultando más las cosas fortaleciendo de esta manera la autopercepción negativa. No está bien quedarse solo, querer hacer las cosas solo o mirar mal al resto del mundo. Pero cuando nos sumergimos en todo esto, salir es muy difícil. Esta es otra situación que puede resolverse en una terapia familiar.

Dificultad en las emociones sobre la propia identidad

Las personas que han sido criadas dentro de un hogar en donde no se valoran sus emociones y acciones es muy posible que todo esto termine por separar a esta persona de su propia identidad. Todo esto traería como consecuencia que esta pueda manejar correctamente sus emociones, sobre todo aquellas emociones fuertes, y puede terminar desarrollando un patrón de impulsividad al momento de tomar alguna decisión, además de evitar el poder crear vínculos saludables con otras personas.

Estas personas pueden creer que no tienen emociones, sentirse incapaces de experimentar algún sentimiento de la manera correcta y alimentarse solo con sentimientos negativos sobre sí mismos ya que no saben cómo recibir elogios actuando este termina siendo el caso.

Pérdida de recuerdos de la infancia

Muchas personas que crecieron con traumas en su niñez no logran recordar los momentos más oscuros de su vida. De hecho, les toma mucho trabajo recordar algo que haya sido realmente vívido. Suelen recordar muy poco de sus primeros años y comienzan a considerar que su niñez fue robada.

Tendencia a entablar relaciones destructivas

A menudo, quienes crecieron traumatizados entablan amistades y relaciones románticas con las personas menos indicadas. Terminan con quienes pasan parte de sus vidas haciéndoles daño e incrementándoles su inseguridad.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén