Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología, Salud Mental

4 maneras de abrazar la incertidumbre

En la vida hay mucha cosas que nos toca aceptar y una de ellas es la incertidumbre. La incertidumbre, es esa falta de seguridad sobre las cosas, es un sentimiento lleno de dudas que nos invade y nos hace sentir inquietos, una falta de confianza en lo que nos rodea o en algo muy particular que nos invita a llenarnos de ansiedades y que nos conduce de algún modo a otro tipo de sufrimiento. Sin embargo, si en lugar de enfrentar la incertidumbre decidieras abrazarla, tu vida tomaría un rumbo muy diferente, te llenarías de paz y tranquilidad mientras los demás se atormentan por todo eso que no podrán controlar jamás.

4 maneras de abrazar la incertidumbre

Por más que queramos, no hay nada en este mundo que podamos controlar, o al menos no en un cien por ciento. Cuando descubrimos esta verdad es cuando reconocemos la existencia de la incertidumbre, una fea sensación que nos golpea la boca del estómago y nos quita el aire. Vivir con incertidumbre es molesto, desagradable y nos quita la paz y la tranquilidad. Ante algo así, es importante que hallemos un camino óptimo para evitar que nos siga afectando. Es por eso que te traemos 4 maneras en las que puedes aceptar la incertidumbre en tu vida.

Mira el lado bueno de la imperfección

Lo perfecto no existe, al menos no en el mundo que conocemos. Nada de lo que hagas, digas o escuches tiene algo de perfecto aunque así lo pienses por un segundo. Igual los lugares, por más bellos que te parezcan no son perfectos. Sin embargo, hay singularidades en la imperfección que pueden ser dignos de admiración.

Abraza tus imperfecciones porque estas son las que te hacen ser esa persona única. Piensa que todo lo que has hecho tanto bueno como malo es lo que te llevó a ser quien eres ahora. A través de tus imperfecciones puedes ver tus fortalezas y tus debilidades de manera más simple y algo extremadamente genial es que la imperfección siempre te llena de oportunidades para mejorar.

Olvídate de la aprobación de otros

Muchas de las cosas que hacemos o decimos, incluso la manera en la que vestimos es para captar la atención de los demás y que nos aprueben. Olvídate de eso pues si quieres vivir plenamente y en paz tienes que ser siempre tú mismo. Entiende que de nada sirve que te esfuerces en ser alguien que no eres para agradarles a los demás pues siempre estarás viviendo una mentira y los demás amarán la mentira. Si eres quien siempre debes ser, solo atraerás a personas que encajen contigo, lo que mejorará tu calidad de vida social.

Piensa dos veces las cosas y replantéate los riesgos

Cada acción tiene su consecuencia tanto mala como buena. Por tanto es prudente que siempre pienses las cosas antes de hacerlas, pero más importante aún es que siempre valores los riesgos. Dado que no sabes cuál será el final de una acción porque nada controlas, es importante saber que estás claro con que asumes el riesgo de tus acciones, de esta manera no te arrepentirás luego de nada.

Deja de esperar mucho de las cosas y de las personas

Finalmente, estarás más en paz contigo mismo si evitas llenarte de expectativas. No esperes nada de nada ni de nadie, vive el ahora ya que el mañana ni siquiera sabes si llegará. Si no esperas nada, siempre recibirás mucho y lo mejor y más importante, vivirás una vida más plena, tranquila y feliz.

Dicho esto, es hora de dejar de odiar y de echar a un lado a la incertidumbre, en su lugar, acéptala, abrázala y aprovecha su existencia para mejorar tu vida.

1 Comentario

  1. Luis Laguna

    Gracias por el consejo!!!!

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén