Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Psicología

4 Consideraciones sobre aspectos psicológicos de la serie “Gambito de Dama”

Gambito de Dama, basada en la obra literaria homónima de Walter Tevis de 1983, es actualmente la serie del servicio de streaming con más visualizaciones. Incluso se ha registrado un alza en el interés por el ajedrez y en el comercio de tableros de ajedrez.

La serie ha llamado la atención desde muchas perspectivas, pero la psicóloga Josie Conti se encargó de hacer una revisión de los aspectos psicológicos de la serie que, a continuación compartimos.

Hay que aclarar de entrada que las siguientes consideraciones tienen spoilers.

4 consideraciones sobre aspectos psicológicos de la serie “Gambito de Dama”

1. Sobre el tema de la institucionalización

Beth Harmon, interpretada por Isla Johnson en la infancia y Anya Taylor-Joy en la adolescencia, es una huérfana ingresada al sistema a los 9 años.

Dentro de la trama seguimos temas sociales relevantes relacionados con la institucionalización de la niñez, las dificultades para la adopción de niños mayores y la medicación que les forzaba a tomar el estado por los años 50.

Seguimos también el contexto de la Guerra Fría, los problemas raciales, las desigualdades de género, etc. Todos aspectos influirán en quién se convierte Beth Harmon y el precio que paga por ser un genio.

2. El abandono y el duelo

Beth pierde a su madre, pero solo logra comprenderlo una vez que está en el orfanato. Vive su duelo pero al mismo tiempo debe adaptarse a su nuevo estilo de vida.

Canaliza todo esto de forma aislada, perdida en sus propios pensamientos y más tarde sumergida en el ajedrez. Casualmente aprende a jugar de la mano del conserje Shaibel (Bill Camp) que ciertamente la amaba, pero que no podía mostrar su afecto porque era un poco antisocial.

Todo esto hace que Beth cree una armadura emocional y asuma una postura cada vez más arrogante. Esto es lo que le permite sobrevivir y seguir adelante sin desarrollar apegos y dependiendo de algunas pastillas.

Según la psicóloga Conti, Beth se obsesiona con el ajedrez porque en ese mundo es amada y admirada. Fuera de él, tan solo era una huérfana abandonada.

3. La ropa de Beth

Cuando ingresó al orfanato, su ropa le fue quitada y vestía un ropaje gris e igual al de las demás, lo que eliminó toda posibilidad de individualización, tan importante para cualquier niño.

Cuando la adoptan, Beth no tiene ropa de moda sino de ofertas, y esto la hace ser el centro de burlas y de rechazo en la escuela secundaria.

Pero tan pronto como empezó a ganar dinero, premios y prestigio, esto se vio reflejado en su forma de vestir. Beth crece como mujer y se convierte prácticamente en un icono de moda y es una metáfora que nos dice que por dentro se sentía más bella e independiente.

4. Dependencia a las pastillas

La madre de Beth tenía problemas mentales, incluso se quitó la vida. Beth entra en contacto con los tranquilizantes en el orfanato y pronto comienza a manipularlos para sentir placer hasta volverse dependiente.

Más tarde, Beth es adoptada por una mujer que claramente depende del alcohol y otros medicamentos. Y esto hace que el terreno de su propia dependencia sea fértil y prácticamente inevitable.

Beth se convierte en una mujer muy exitosa en el ajedrez, bien vestida, pero es alcohólica y depende de los tranquilizantes. La única salida de Beth del foso de estas adicciones es la abstinencia total.

Este personaje según la psicóloga Conti es el reflejo de muchos tipos de personas que solo pueden tener una vida de calidad con abstinencia total.

Finalmente, hay que agregar que tal vez el encanto del personaje de Beth Harmon es que se trata de una mujer que rompe todos los estereotipos y que frente a las peores adversidades de la vida, logra florecer.

2 Comentarios

  1. Hacer la Encuesta , Dale !

  2. LEANDRO TEULATS PLADEVALL

    EN LA SERIE DE CARA A LA GALERIA BIEN , PERO EN EL MUNDO REAL EL AJEDREZ ES DROGA MENTAL SUFICIENTE ( UN JUGADOR DE ELITE NO ES COMPATIBLE CON EL ALCOHOL Y LA FARLOPA

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén