Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Amor, Psicología

3 de las reglas más extrañas de la atracción sexual humana

El juego de la seducción tiene sus reglas codificadas en nuestra psique. Veamos tres de esas reglas que determinan cómo te enamoras y sientes deseo sexual por una persona.

Raíces emergentes de la atracción de género

Una investigación reciente demuestra que es posible que no nos demos cuenta conscientemente quién nos atrae.

Si bien los hombres heterosexuales y homosexuales parecen detectar con precisión su atracción sexual hacia las mujeres y los hombres, parece que las mujeres heterosexuales y las lesbianas no lo detectan.

Los investigadores Chivers et al. (2004) presentaron a hombres y mujeres heterosexuales, así como a gays y lesbianas, tres películas sexuales diferentes.

En una se representaba a dos mujeres; otra presentaba a un hombre y una mujer; y la última involucró a dos hombres. Los investigadores midieron la excitación sexual autoinformada de los participantes, así como la excitación genital.

Como resultado, los hombres gay mostraron una excitación más subjetiva y fisiológica en la película que involucraba a dos hombres, mientras que los hombres heterosexuales exhibieron más excitación en la película que involucraba a dos mujeres.

Sin embargo los resultados de las mujeres fueron sorprendentes: aunque las lesbianas pensaban que estaban más excitadas por la película con dos mujeres, y las mujeres heterosexuales pensaban que estaban más excitadas por la película que involucraba a un hombre y una mujer, ambas estaban fisiológicamente excitadas por las tres películas, independientemente del género de los actores.

Estos resultados sugieren que la sexualidad de las mujeres es más fluida y flexible que la de los hombres.

Nos sentimos atraídos inconscientemente por nosotros mismos (y nuestros padres)

Los investigadores Fraley y Marks (2010) demostraron que nos sentimos atraídos por personas que se parecen a nosotros, de forma inconsciente. De hecho es más probable que salgamos con personas con las que compartimos rasgos como color de piel, de cabello, de ojos, etc.

Además, se señala que es probable que elijamos a nuestra pareja por los rasgos que comparte con nuestros padres del sexo opuesto (padre o madre).

Según Fraley y Marks nos sentimos atraídos por los equivalentes a nuestros padres porque los estímulos que generan son más fáciles de procesar y pueden volverse más atractivos debido a la mera exposición. Y que cuando elegimos personas que se parecen a nosotros tiene que ver, de forma inconsciente, con el amor propio.

Atractivo hoy pero no mañana

La atracción sexual de las mujeres varía de acuerdo según su ciclo menstrual. Por ejemplo, las mujeres heterosexuales prefieren hombres de apariencia más masculina y hombres más simétricos, cuando son más fértiles (Roney y Simmons, 2008; Thornhill y Gangestad, 1999).

Asimismo, las actitudes de las mujeres hacia sus parejas varían de acuerdo a su ciclo, ven a sus parejas más o menos atractivas, cuando son más o menos fértiles respectivamente.

Además la investigación demuestra que cuando las mujeres se encuentran en la parte fértil de sus ciclos menstruales (y sus niveles de estrógenolos son altos) se sienten más interesadas en sostener relaciones sexuales con otros hombres que con sus parejas. Cuando se encuentran en la parte menos fértil de su ciclo con niveles altos de progesterona, prefieren a sus parejas principales que a otros hombres.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén