Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Reflexiones

Todos tenemos la razón

Es muy difícil mantener una conversación con alguna de esas personas que piensan que siempre tienen la razón, porque creen que ellas saben más que los demás; que han acumulado una experiencia que excepcionalmente los otros tendrán algún día; que siempre tendrán la ultima palabra sobre cualquier tema y la razón en cualquier discusión, ignorando o invalidando el punto de vista de los demás.

Se complicará para nosotros, especialmente, si tenemos una relación afectiva con ellas, porque entonces se convertirá en una cuestión de honor el tratar de mostrar que, en realidad, nosotros tenemos parte de la razón o que nuestra idea puede ser más acertada en un momento.

Sugerirle a alguna de esas personas que debe suavizar o cambiar su actitud, no tiene sentido, porque siempre encuentran la manera de justificar su comportamiento y de hacer sentir culpable a los otros por la crítica recibida.

Detrás de una persona egocéntrica se esconde, muchas veces, una personalidad insegura, que no recibió el reconocimiento que necesitaba o esperaba por un esfuerzo que realizó par alcanzar su posición. También están aquellos que constantemente buscan figurar o sobresalir para llamar la atención de los demás, reconocimiento o, simplemente el aprecio de su familia o allegados.

Por supuesto, debemos incluir el clásico ejemplo de aquellos padres que no se sienten capaces de reconocer y aceptar que alguno de sus hijos puede tener un punto de vista mucho más actual y objetiva que ellos, por temor a perder el respeto, la admiración o el cariño de sus seres queridos; perdiendo la oportunidad de aprender algunas cosas de los hijos que ya crecieron, cuando tratan de apoyarnos y facilitarnos la existencia.

Vivir es como participar en una especie de carrera de relevo: cuando llegamos a cierto punto de ella, debemos pasar el “testigo” a otro corredor más descansado de nuestro equipo, adelantando a nuestra posición, quien seguirá con más fuerza y empeño en la competición para llevarnos a todos a la meta con éxito.

De vez en cuando hay que compartir la razón, escuchar en silencio y con atención, evitar imponerse y permitirle a los demás expresar sus ideas o puntos de vista, dejar que otro asuma la responsabilidad si quiere y puede hacerlo. Esto nos llevará a enriquecer nuestra vida y a disfrutar del contacto con otras personas, en especial con nuestros seres queridos, a través del compartir.

Valora a los demás

Sé respetuoso: Acepta que los demás tienen sus propias ideas, conocimientos y capacidades, y aunque creas que eres el mejor dales la oportunidad de expresarse, participar y hasta de equivocarse para aprender por sí mismos.

Reconoce el aporte de los demás: Cuando alguien cercano diga o haga algo positivo, reconócelo inmediatamente. Recuerda que tu palabra puede darle motivación y el apoyo que necesita para seguir contribuyendo.

Muéstrate dispuesto a aprender: Cada día podemos aprender algo nuevo si estamos abiertos para hacerlo. Cuando creas que ya lo sabes todo los que podías aprender, estarás como muerto porque tus días pasarán sin que te intereses por descubrir o experimentar algo nuevo. 

Te invitamos a compartir esta publicación en tus redes y a contar tus experiencias en la sección inferior.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén