Hábitos

Los mejores hábitos para la vida

Familia

25 Cosas que mi padre nunca hizo y que deseo que el padre de mi hija haga

La relación entre padre e hija puede ser un vínculo precioso. Lamentablemente, muchas niñas crecen llenas de inseguridades por sus padres ausentes o fríos. Y lo que toda madre saludable quiere es ver a su hija feliz amando y siendo amada por su padre.

Las niñas son princesas, son guerras y son ángeles llenos de dulzura. Aquí está una pequeña lista de cosas que un buen padre debería hacer por su niña preciosa.

25 valiosas cosas un padre debería hacer por su niña

Papá, estos consejos son para ti que ejerces la linda labor de criar a una princesa guerrera.

  • Enséñale a respetarse y conviértete en su protector, no permitas que nadie la maltrate.
  • Trátala con empatía, no con rudeza cada vez que estropea algo.
  • Dale lecciones de vida basadas en la sabiduría, no en el quebrantamiento.
  • Léele cuentos para dormir.
  • Sé un ejemplo a seguir, un hombre ejemplar en tus relaciones (ella las replicará cuando esté grande).
  • Mantente involucrado en su educación.
  • Enséñala a ser fuerte, a ser una guerrera con los niños problemáticos de la escuela y de cualquier entorno.
  • Muéstrale cómo un hombre debe amar y respetar a una mujer correctamente.
  • Dile que no necesita un hombre para sentirse empoderada.
  • Enséñala a cuidarse cuando esté sola.
  • Enséñala a creer en sí misma, reafírmale que puede hacer cualquier cosa que se proponga.
  • Muéstrale que es lo suficientemente fuerte para comerse el mundo ¡dile que ningún desafío le quedará pequeño jamás!
  • Ayúdala con sus emociones, que comprenda la importancia de la salud mental.
  • Hazle saber que tiene dos superpoderes: la inteligencia y la bondad.
  • Cuando se sienta vulnerable, tómala de la mano, dale tu seguridad.
  • Protégela de la hostilidad del mundo actual.
  • Recuérdale que pase lo que pase, puede contar contigo, que tu amor no es condicional.
  • Enséñale a establecer límites irrompibles, a proteger su integridad.
  • No seas un juez ni un verdugo, más bien préstale tu hombro cada vez que necesite llorar y desahogarse.
  • Camina con ella por los pasillos.
  • Muéstrale cómo asumir la responsabilidad por sus propios errores.
  • Hazle saber que lo más valioso que posee es su buen corazón, no sus bienes materiales.
  • Enséñale a nunca conformarse con nada menos que amor incondicional y respeto mutuo en sus relaciones.
  • Impúlsala para que sea ambiciosa y persiga sus sueños.
  • Enséñala a enamorarse de sí misma antes que de nadie más.

La paternidad es una responsabilidad enorme, pero también es un trabajo para héroes. Nunca sabrás que tan bueno o capaz eres hasta que tengas bajo tu responsabilidad a un pequeño o una pequeña que te llame ‘papá’.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén